Notijenck

Notijenck
Nota 

Cómo mejorar la productividad y calidad con el uso de colorímetros

Aunque el ojo humano no puede cuantificar los colores de modo preciso, con un colorímetro esto es sencillo. Al contrario que las expresiones subjetivas normalmente utilizadas por la gente para describir los colores verbalmente, los colorímetros expresan los colores numéricamente de acuerdo con estándares internacionales...

La expresión de los colores utilizando estándares internacionales permite a todo el mundo comprender de qué color se trata ya que, entre otras razones, la percepción de una persona de un color sencillo puede cambiar dependiendo del fondo o de la fuente de luz que ilumina a ese color.

Los colorímetros tienen sensibilidades que se corresponden con las del ojo humano pero, al utilizar siempre la misma fuente de luz y el mismo método de iluminación, las condiciones de medición son siempre las mismas, independientemente de si es de día o de noche o de si la medición se realiza en interiores o en exteriores. Esto facilita la obtención de unas mediciones precisas. Utilizando los espacios de color descritos previamente, confirme los valores numéricos para su objeto de medición.

Incluso si dos colores parecen iguales al ojo humano, cuando se miden los colores con un colorímetro, pueden detectarse pequeñas diferencias. Adicionalmente, el colorímetro expresa dichas diferencias de un modo preciso en forma numérica. Si por alguna razón el color de un producto fuera erróneo y se hubiera enviado el producto sin haberse detectado el problema y, como consecuencia, el cliente se quejara, el efecto no sólo se limitaría al departamento de ventas o de producción, dañaría la reputación de la totalidad de la empresa. El control del color juega un papel muy importante para evitar que se produzcan este tipo de problemas.

Cómo mejorar la productividad y calidad con el uso de colorímetros

Ejemplo de control de calidad mediante un colorímetro

Veamos lo útil que puede resultar un colorímetro para el control del color. La empresa A fabrica piezas exteriores de plástico pedidas por la empresa B. La empresa B también solicita piezas similares a otras empresas distintas a la empresa A.

En la empresa A, un equipo de inspectores a tiempo completo se encarga de controlar el color en la cadena de producción y evalúa los productos en comparación con las muestras de colores. La inspección visual depende de los ojos de inspectores expertos para determinar si un producto está o no dentro del rango de aceptación de acuerdo con lo definido por las muestras de colores.

Este trabajo no puede realizarlo cualquiera; el desarrollo de la capacidad de inspección visual requiere años. Como resultado de ello, el número de personas que pueden efectuar este trabajo es limitado. Asimismo, este proceso sólo puede realizarse durante un tiempo limitado al día o a la semana y la evaluación variará de acuerdo con la edad y el estado físico del inspector.

En algunas ocasiones, la empresa B se quejó de que el color de las piezas entregadas por la empresa A no coincidía con las de otros proveedores y, por consiguiente, devolvió las piezas a la empresa A. La empresa A decidió utilizar colorímetros para el control del color de sus productos en la cadena de producción.

Los colorímetros se hicieron muy populares porque eran muy fáciles de transportar, podían utilizarse incluso en la cadena de producción, cualquier persona podía usarlos fácilmente y las mediciones eran tan rápidas que se podían emplear en cualquier momento. Además, los datos medidos por el colorímetro se entregaban con los productos en el momento de la entrega como prueba del control de calidad de la empresa.

Fuente: http://sensing.konicaminolta.com.mx/

Más información sobre Konica-Minolta CR-400 en la página del producto

Comentarios

Quizás te interese